martes, 15 de diciembre de 2015

Beatitud

El día 13 de diciembre por la mañana, en el instante en que me lavaba los dientes, me di cuenta de que, cada tanto, uno se salva: toma buenas decisiones y deja atrás muchas cosas, entre ellas cierta clase de estupidez. Aguante todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario