lunes, 7 de septiembre de 2015

Observaciones sobre un resfrío

Esto de no poder respirar no me está interesando en absoluto. Menos aún si la garganta se cierra también. Probablemente es una trampa, porque el viernes por la madrugada yo vomitaba la cena y sólo restaba abandonar un cuerpo al lado del río. Ahora el cuerpo soy yo. Lleno de mocos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario