miércoles, 9 de septiembre de 2015

La última resistencia del frío

La última resistencia del frío está siendo casi implacable. Vino a dar el tiro de gracia, aunque muy desinteresadamente. Lo hizo sin balas: sólo flexionando índice y pulgar logró ese movimiento en el que la fuerza contenida del primero deslizándose por la yema de este último pega un tincazo y tumba al maniquí miniatura que soy en la escena que imagino, para dejarme caer del cordón a la calle justo cuando pasa un auto.

Ruido de huesitos rotos. Ay! El frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario