martes, 2 de septiembre de 2014

Pero

Llorar. Pero de felicidad.
Eso sí que es cosa buena.
Y más aún, cuando es por nada.
Y es por todo.

3 comentarios:

  1. Uff… Qué momento. Ese momento en el que ninguna otra persona logra comprender exactamente lo que estás sintiendo. Estás sola en tu sentir, pero realmente no te importa. Sos feliz por el solo hecho de estarlo y, como dijo el gran Borges: He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar