martes, 2 de septiembre de 2014

Pero

Llorar. Pero de felicidad.
Eso sí que es cosa buena.
Y más aún, cuando es por nada.
Y es por todo.