jueves, 13 de febrero de 2014

Polenta

Martillos afuera golpean
golpean la nueva casa
hay gente en el pasillo
gente de la nueva casa
los que tienen la esperanza renovada
recién mudados
son gente hablando
a una puerta de distancia
y yo ahogo el llanto
porque no es una buena
carta de presentación.

Y lloro y revuelvo,
lloro y revuelvo...
y pienso que también
sería triste que me vieran así
del otro lado
por la ventana
pero no puedo hacer nada.
Lloro y revuelvo
la polenta instantánea que me dice
que me queda un minuto
para terminar de llorar.


(Cuadernos, Julio 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario