viernes, 17 de enero de 2014

Un Hoy

Hoy después de comer descubrí las costuras mis brazos: Están en el antebrazo, del lado interno. Pensé que adentro podía llegar a haber millones de hilos plateados luminosos e infinitos que llegaran a abrazarte y me fui a dormir. Soñé con vos por vez número 29. Cambiabas las sílabas de lugar. Me decías una línea, nada más, "Vade retro" pero al revés. Y no eran esas palabras. Me decías bienvenida otra vez, y yo respondía "Oh! Mi conjura cósmica!" con toda la emoción del mundo, sabiéndo que recuperábamos los rieles. Entonces me desperté agotada, con los brazos entumecidos, y maldije mi suerte por vez número 258.

No hay comentarios:

Publicar un comentario