martes, 13 de agosto de 2013

Terminar

Hay que terminar con las sentencias de por vida, enunciadas por uno mismo.
Hay que terminar con las cárceles.
Hay que terminar con los actos fundacionales de un nuevo yo, un nuevo vos.
Hay que terminar con los moldes.
Hay que terminar con las enunciaciones de uno mismo, convertidas en sentencias de muerte. 
Hay que terminar con las ataduras.
Hay que terminar con las denominaciones, nomenclaturas, clasificaciones, agrupamientos, ordenaciones, taxonomías, caracterizaciones y enumeraciones como esta.
Hay que terminar con las resoluciones de lo que se debe terminar.

2 comentarios: