martes, 25 de enero de 2011

Mientras tanto

El ansioso es la peor víctima. Más aún cuando se vuelve consciente de su condición total. Cuenta CA-DA-MI-NU-TO y cree que la solución radica en tener más medios materiales para aprovechar al máximo su tiempo. Optimización, rendimiento, eficiencia, eficacia, productividad: términos que resuenan como ecos en una cabeza no siempre vacía, pero siempre terca. Términos muy propios de esta época y lado del meridiano.
Y te das cuenta que caíste, pero eso no sería problema de no ser porque caíste peor que el resto. Caíste y te enterraste hasta el cuello comprometiéndote con una empresa que detestabas, con un modelo que aborrecías, como si en algún momento hubieras firmado un pacto con el diablo para... ¿para qué? Y reflexionar no lleva a mucho... No lleva a nada. Ahora a mamarla. Parece que... casi me creo que... estamos obligados al egoísmo, porque mientras tanto, a alguien estamos cagando.

3 comentarios:

  1. Muerte a Morris Berman, tal vez? xD

    ResponderEliminar
  2. En algun momento, cuando ya no hay nada que hacer,

    llega la hora de frenar de golpe y hacer un cambio drastico,
    la situacion se va dando sola, asi que ni uno la podria evitar.

    Suena a que vas en camino a eso.

    No se como seria tu guerra interna, pero parece que se viene y con todo.

    ResponderEliminar