viernes, 17 de septiembre de 2010

Una nueva violencia

Ayer 16:05 hs., clase de alemán, Rosario. Hablábamos de los lugares de origen de cada uno, de la relación pueblo-ciudad, de las preferencias...

Hoy 20:23 hs., casa, Marcos Juárez. Se van. Cierro la puerta. Ahora es silencio y ladridos a lo lejos de un perro seguramente chiquito, motores en la avenida, hojitas en el viento, nada. Por fin se fueron. Venir acá no es mi escape. Es como asistir a un parque de diversiones truculento en el que no se tiene la potestad para elegir los juegos. De la montaña rusa a la calesita, al martillo, al tren fantasma, a la vuelta al mundo, a las sombrillas voladoras, a vomitar en el pasto.

- Esta es la vida real. Vos vivís con Alicia en el país de las maravillas.
- Esta es TU vida real y no es mi problema.
- Tus problemas son mis problemas, y los míos deberían ser los tuyos.
- Yo tengo los MÍOS que no comparto con nadie... así que no me rompas más las pelotas.


Demasiada violencia. Esto es violencia. Una nueva violencia. Es violencia para el forastero que llega con una guitarra, un bolso azul lleno de ropa sucia y un bolso invisible lleno de problemas: disgusto de sí mismo, preocupación por cosas de incierta correspondencia, pesadumbre, desconocimiento, sensación de inutilidad, ansiedad, miedo.
Hey, yo también estoy cansada. Es violento, insisto, bajar del colectivo en el que venís leyendo de ciudades y signos y que te metan desprevenidamente en una licuadora.

Eso es todo. O casi.


4 comentarios:

  1. La violencia termina en calma. Y la calma en violencia. Es el ciclo.

    Decidis vos si finaliza en ser feliz o en estar encerrado (Y uso 'estar encerrado' xq se q te puede llegar a tocar el corazon. o alguna venita, x lo menos)

    ResponderEliminar
  2. Me mencionan tanto ese texto que lo voy a terminar leyendo.

    ¿Te sentís forastera en tu propia ciudad? Es horrible eso. Yo ya aprendía a sentirme forastero en todas partes.

    Aguante huir despavoridamente de Rosario, cuando la situación lo amerita.

    Auf Wiedersehen! (?)

    ResponderEliminar
  3. Ja, yo ya comente esto..

    Cuando uno no tiene las fuerzas suficientes como para preocuparse para algo mas q no sea uno mismo y sus cadenas, no tiene que hacerlo.

    Arregla TU mundo, cagate x un ratito en los demas,
    y cuando llegue el tiempo, los demas, esos que si te interesan, van a saber entenderte, y vos vas a poder sentarte a tirarle un par de salvavidas a ellos tambien.

    ResponderEliminar
  4. mirá, no hago el trabajo de devolver gentilezas a la gente que visita mi blog.
    Pero yo anduve por este blog alguna vez y me había olvidado de lo bueno que era.
    Para mi que te anotaron tarde a vos. Escribís muy bien y tenés una madurez tremenda para hablar de ciertas cosas.
    Yo también "soy" de otro lado. Y hace casi un año que no vuelvo. No me gustan los vasos de plásticos y en esa casa hay montones.
    te sigo leyendo en estos dias.
    salute.

    ResponderEliminar