lunes, 19 de julio de 2010

Suelto a la hora de no dormir

Hay un espíritu lleno de alegría en el baño.
Hay un sillón.
Hay una marca de sed en la almohada.
Hay un grito mudo en el ascensor.
Hay paz en la vereda y el balcón.
Hay un luz encendida en la cocina, siempre.
Hay un caramelo en la alfombra.
Hay miel por toda la casa.
Hay manijas.
Hay teclas, teclas, tecl, tecl, tec, t...
Hay sillas para pasar el rato.
Hay una puerta abierta,
libros cerrados.
Hay cortinas sordas.
Hay paredes espías.
Y todo esto,
es de ese espíritu lleno de alegría en el baño.

2 comentarios: