jueves, 29 de abril de 2010

Duda(s)

Ayer me sorprendió la cantidad de gente que quedaba pasmada y muda - o cuanto mucho balbuceando respuestas "balsa" - ante las preguntas "¿cuáles son tus pasiones?" y "¿cuál fue el último sueño que recordás?". ¿Cómo se vive sin pasiones y sin sueños? ¿Eso es "vida"? ¿Acaso estos seres tienen algo de "humanidad"? No sé, a mi me entra la duda...

(¿O seré yo que soy "humana, demasiado humana"? ¿O será que tengo un concepto errado de "lo humano"?)

martes, 27 de abril de 2010

martes, 20 de abril de 2010

Marítimo

Ahora cuando las palabras se crucen
entre anclas, sogas y mapas
y florezcan solas
en el medio del living de tu casa
vas a ver
que mientras tu ancla no me atraviese
y mi soga no te ahorque
se puede seguir jugando
a sacarnos los ojos con flechas y lápices.

Ahora cuando los silencios se hablen
y se callen solos
al costado de tu cama
vas a ver
que se puede seguir
desnudo sin cerrar la jaula
aunque el exhibicionismo no te plazca
y te hayan violado mil mujeres
hasta el último centímetro de tu alma.

Pero mientras tu ancla no me ancle
y mi flecha no te alcance
y tu río no me llegue
y mi mar no te aplaste
y la jaula no se cierre...
los lápices no se bajan.

Vos querés toda tu sangre
quietita en su lugar.
Inmutable.
Inlicuable.
Inoxigenable.
Insípida.
Y bien segura.


(Cuidado que no te dé un ACV)

domingo, 18 de abril de 2010

Domingo 5 a.m.

J**ia se pierde adentro de un jarro.
Sueña y se quema en su mundo bizarro.

martes, 13 de abril de 2010

Martes 13

Ok. Estas cosas tan pisoteadas, explotadas, abusadas, violentadas, maltratadas y deshonradas como los martes 13 no merecen ni una línea. Y sin embargo este ya lleva dos. ¿Por qué? A lo mejor porque me levanté con la mano hinchada por las picaduras de los mosquitos que ayer al lado del río hicieron de sommeliers de la sangre de las distintas partes de mí. O porque esta mañana estando aún semidormida (y en una prueba de acrobacia que obviamente no conducía a ningún lado...) me golpeé tan mal el pie con uno de los lados de mi cama, que me dejé un moretón horrible y un caminar incómodo para el resto del día. O porque salí de casa tarde, llegué tarde (otra vez) y mojada a clases, y el profesor no tuvo mejor idea que preguntarme si era feliz apenas me vio entrar: "Yo? Naaa, nadie es feliz...". O porque fui al bar de la facu a encargar comida y me dieron el numerito "13"; o porque los asistentes a la clase de la que soy ayudante fueron 13; o porque llovió y llovió incansablemente en mi día más agotante de la semana y caminé y caminé debajo de la lluvia con un paraguas rechoto que se daba vuelta como en las películas. O porque llegué a un curso que estoy haciendo y se me ocurrió contar a los hombres del aula y eran 13. O porque salí de ahí a las 21:40 y se largó el agua peorrrr que nunca en lo que iba de la jornada, y yo seguía con mi paragüitas rechoto (del cual el viento se burlaba cada vez más) meándome, empapada, dudando si era lluvia o pis lo que me bañaba, metiendo la pata malherida en charcos y la otra también, cagándome de frío aún con 3 capas de ropa (mientras ayer andaba en musculosa) y respondiendo llamadas HINCHA PELOTAS con el celular. Capaz también porque llegué hecha mierda al depto y mi hermano había pedido una pizza fugazza. O PORQUE LA RECONCHA DE LA LORA ACABA DE CAER UN TERRIBLE RAYO A METROOOOSSSS DE ACÁ Y ME ASUSTÉ MUUUUCHOOOO Y LOS PERROS LADRAN Y LAS ALARMAS DE LOS AUTOS SUENAN Y LA REPUTÍSIMA MADRE QUE LO RE MIL PARIOOOOO!!!

Y ahí empieza la sinfonía de agua de nuevo… lentamente… Y ahí empieza de nuevo el mar… Exactamente en 5 minutos será otro día… Me voy a hacer un té. De boldo.

jueves, 1 de abril de 2010

Quizás los sueños



Si hoy me pisara un auto, seguro no me levanto.
Podría hasta irme a mi casa impulsada en un carro de supermercado.
Pero no, sólo un helado en un charco, sólo otro charco saltando alrededor de mi pie
y un arco iris en un cielo oscuro… que ya no se ve.
Oscureciendo, oscureciéndonos absolutamente desmotivada,
caminando “aproximadamente” feliz por momentos,
y yo no sé si esta es tu duda o la mía, pero esta atmósfera va a desmayarme en poco tiempo.
Tengo tantas ganas de desaparecer a veces…

Este “serial-mix” de sentimientos va a inutilizarme el alma por completo,
va a enmudecer mi cabeza y liberar mi boca por demás,
a hacer que cualquier cosa amargue este café de tarde azul
como todas esas cosas simples que suceden a las nueve de la noche.
Un regalo al que no le queda más lugar para ser guardado
que lo precario de mi retina a veces,
y que nada tiene sentido por la mañana,
y esta mañana dudé hasta de mi sonrisa.

Quizás los sueños, quizás los sueños desinformados,
quizás los sueños sólo soportan volar mucho más alto.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
NdA.: Y el eterno retorno del que hablaba se manifiesta: archivo del 01/02/08.