miércoles, 24 de marzo de 2010

Una semiosis

Ay. Empecé por Kundera, me fui hasta Castaneda... Al* me siguió en el delirio y terminé leyendo sobre enteógenos, tensegridad, Krion, niños índigo, Mesmerismo, Hermes Trimegisto, Gurdjieff, Krishnamurti, reencarnación, ascensión, respiración profunda (de nuevo) y telequinesis.

Ahora, casi con convulsiones, les digo: cuidado con la semiosis ilimitada.

3 comentarios:

  1. Jajajajajajajajaja "Cuidado con la semiosis ilimitada" XD.

    Say no more.

    ResponderEliminar
  2. "De cómo ir (o desvariar) de Kundera a la telequinesis", tomo I. Jajaja.
    Che, Google definitivamente es el festín con el que soñaba Charles Pierce.

    PD: Por qué hay un "*" después de Castaneda? o.O
    PD 2: Mirá los títulos de los posts otra vez: "Otoño no es poesía accidental?" :)

    ResponderEliminar
  3. El "*" es porque censuro los nombres de las personas... Por ejemplo... vos sos Br**d*... Jejejej.

    Y sí, otra vez los títulos:
    "Otoño
    No es
    Poesía accidental?
    Miedo a la idiotez
    Hormonal
    Sola, cómoda, fría.
    Consciente?
    Una propuesta más que indecente"

    Juaz!

    ResponderEliminar