jueves, 28 de enero de 2010

En la proa... en una pata.


No es sano, y no está bueno, adoptar esta postura de desidia ante el mundo, dormirse los días y soñarse bien despierto y pasársela intentando equivocado ser feliz. No está buena la pasividad de nuestra más primitiva pseudo-acción: me gusta – no me gusta.

No es bueno conformarse con lo fácil y lo dado. No es sano dejarse llevar por lo que menos cueste… pero es tan difícil no caer!!! Me siento un Ulises liberándose de las ataduras en el mástil, corriendo a lanzarse al mar con las sirenas y perdiendo la cordura -y la “cultura”- inevitablemente y para siempre.

N.d.A.: Sería útil una explicación acerca de lo que considero sano y lo que considero bueno. Pero no tengo ganas de explicar eso ahora. Punto. De todas formas nadie lee esto. ¬¬